Consejos para volver a la rutina

El compromiso de los empleados: Las preguntas que RRHH se debe hacer
agosto 3, 2020
Ha llegado el momento de prepararse para volver al lugar de trabajo. Aquí es por donde podemos empezar
agosto 25, 2020

Consejos para volver a la rutina

Estamos relativamente acostumbrados a volver a la rutina después de las vacaciones, pero ¿estamos preparados a volver a nuestro día a día después de estar meses en cuarentena en casa tras una pandemia? Parece que el Gobierno considera que está llegando el momento de iniciar, poco a poco, la nueva normalidad. Aunque, debemos tener en cuenta que muchas cosas habrán cambiado para entonces tanto a nivel individual como social.

Sin duda viviremos un proceso de adaptación. Después de pasar tantos días en confinamiento es normal que nos sintamos aun tensos, confundidos, y nos lleve un tiempo volver a retomar nuestras vidas, incluso que ya no sean las mismas de antes. Habrá algunas personas que puedan sufrir en mayor o menor medida el denominado síndrome de la cabaña. Tras estar tanto tiempo confinados, se encuentran con dificultades para retomar su vida normal, para salir de casa y para volver a relacionarse con gente en el exterior, y en algunos casos podrá hasta generar estados de ansiedad. Pero, ¿cómo debemos enfrentarnos al desconfinamiento y a la nueva normalidad derivada de esta pandemia? 

Cornerstone nos entrega algunas claves para adaptarnos a las nuevas rutinas sociales tras el confinamiento:

Proceso de adaptación gradual

Con el final del confinamiento debemos intentar que la adaptación a la rutina sea de la manera más fácil posible. Se trata de un proceso gradual en el que cada uno de nosotros debemos marcar nuestro propio ritmo, además de exteriorizar nuestras preocupaciones con gente de confianza para ir normalizando nuestro día a día. Además de esto, debemos seguir ciertas buenas prácticas en nuestro puesto de trabajo que los departamentos de Recursos Humanos y de Logística habrán establecido para el día a día en nuestro trabajo. El inicio de las actividades laborales se debe hacer siguiendo las recomendaciones del Gobierno y es recomendable que cada empresa posea un plan de regreso a la oficina que permita que sus empleados puedan volver al trabajo con la máxima seguridad y tranquilidad. Debemos encontrar un equilibrio que permita combinar las rutinas que hemos venido desarrollando durante la cuarentena junto con las que desarrollábamos previamente.

En algunos casos, además se establecerán nuevas posibilidades de teletrabajar y de combinar el trabajo en la oficina algunos días con el teletrabajo algunos otros días.

Por lo tanto, trabajar en casa formará parte de la nueva normalidad y tendremos que adaptarnos a esta circunstancia.

Respetar las medidas de higiene

El desconfinamiento paulatino favorecerá la adquisición de las rutinas de higiene y prevención del contagio que hemos aprendido a lo largo de las semanas de confinamiento y, en algunos casos, aún no se han podido aplicar en un contexto social propio de la nueva normalidad:

  1. Taparse la nariz y boca cuando se tosa o estornude o mantener la distancia de seguridad de dos metros entre personas son algunas medidas que debemos interiorizar para que sean las prácticas habituales a desarrollar tanto en la vuelta a la oficina como en nuestra vida personal.
  2. Deberemos seguir lavándonos las manos frecuentemente y por el momento no darnos abrazos ni estrecharnos las manos.
  3. No debemos caer en la tentación de pensar que es mala educación no darse dos besos o no darse la mano. Por lo menos de momento, será precisamente de mala educación dar la mano o dos besos a los demás. Tendemos a pensar con el tiempo que es algo que no tiene importancia y si la tiene mientras las autoridades sanitarias no digan lo contrario.

Gestionar el estrés

El hecho de llevar tantos días en casa sin poder mantener relaciones sociales, sin poder realizar actividades deportivas o sin poder desconectar, ha derivado en que muchas personas se sientas estresadas. O incluso, puede ser el momento de la vuelta a la rutina también el que provoque el estrés. Debemos ir paso a paso y no querer abarcarlo todo a la vez, haciendo como si nada hubiera pasado.

Desde las organizaciones es necesario establecer protocolos claros que velen por nuestra salud. Es fundamental que el empleado se sienta atendido y valorado por su organización.

Los líderes deben implicarse y tener como prioridad el bienestar físico y emocional de sus empleados mientras elaboran el plan con ellos para al mismo tiempo seguir siendo productivos.

Perder el miedo al contagio sin perder el respeto al virus

Al haber estado tanto tiempo encerrados en casa es normal que aparezca el miedo a la hora de volver a salir. Es una emoción normal y necesaria como todas las demás, pero que no puede suponernos un inconveniente a la hora de desarrollar nuestras actividades diarias. Por ello, debemos tomar en cuenta las recomendaciones sanitarias y seguir los consejos para disminuir de manera significativa el riesgo de infección. Si todos seguimos las normas y protocolos establecidos no tendría por qué haber ningún incidente.

Ponernos manos a la obra

Posiblemente durante esta crisis hayamos oído expresiones como “con la que está cayendo como vamos a pensar ahora en eso” o “en estos momentos no puedo dedicarme a esto ya que hay otras prioridades”. Es verdad. Lo que ha ocurrido ha sido algo fuerte e inesperado. Pero ha llegado la hora de normalizar las cosas y de ponernos en marcha otra vez. Nuestra economía debe recuperarse de este golpe, y en la medida en que todos nos pongamos manos a la obra cuantos antes y consigamos relanzar nuestros negocios, nuestros proyectos y, en definitiva, nuestras vidas, antes conseguiremos que las cosas mejoren y que nuestros objetivos y nuestros sueños se vuelvan a hacer realidad.

Escrito por

Guillermo San Roman is currently managing Cornerstone’s existing clients in South Europe. Thanks to his vast experience of over 15 years he is successfully supporting Talent Directors through their digital transformation. ​​​​​​​He believes that through a collaborative approach and putting the focus on a talent centric HR strategy all organisation can realise their potential and create a culture of learning and development.

Fuente Cornerstone.

Comments are closed.